UsIslam

button

¿Quién inventó la Trinidad?



Source: http://www.islamreligion.com/es/articles/600/quien-invento-la-trinidad-parte-1-de-2/ 





Ahmed Deedat expone la falsa Trinidad en p�blico



Las religiones monoteístas, como el judaísmo, el Islam y el cristianismo, comparten un principio fundamental: la creencia en Dios como un ser Supremo, Creador y Sustentador del universo. En el Islam, el concepto de la unidad absoluta de Dios se conoce como “Tawhid”, y fue enfatizado por Moisés (la paz sea con él) en un pasaje bíblico conocido por el pueblo judío como el “shema”, o credo de fe judío:

“Escucha, oh, Israel: tu Señor es Dios, y Dios es Único”. (Deuteronomio 6:4)

Fue repetido palabra por palabra aproximadamente 1.500 años después por Jesús (la paz sea con él), cuando dijo:

“…el primero de todos los mandamientos es: Escucha, oh, Israel: tu Señor es Dios, y Dios es Único”. (Marcos 12:29)

Muhammad llegó aproximadamente 600 años después de eso, trayendo el mismo mensaje:

“Vuestra divinidad es Única, no hay otra salvo Él, Clemente, Misericordioso”. (Corán 2:163)

Sin embargo, el cristianismo moderno se ha desviado del concepto de la unicidad de Dios hacia una vaga y misteriosa doctrina que fue formulada durante el siglo IV. Esta doctrina, que sigue siendo una fuente de controversia dentro y fuera de la religión cristiana, es conocida como la doctrina de la trinidad. En pocas palabras, la doctrina cristiana de la Trinidad afirma que Dios es la unión de tres personas divinas –el padre, el hijo, y el espíritu santo– en un solo ser divino.

Si este concepto, puesto en términos básicos, suena confuso, la florida explicación actual de esta doctrina agrega aún más misterio al asunto:

“…adoramos a un Dios en la Trinidad, y a la Trinidad en la Unidad… porque hay una persona para el Padre, otra para el Hijo, y otra para el Espíritu Santo, todo en uno… ellos no son tres dioses, sino uno solo… todas las tres personas son iguales y eternas… por lo tanto, el que será salvado debe pensar así en la Trinidad”. (Extracto del credo de Atanasio)

Pongamos todo esto junto pero de una forma diferente: una persona, Dios Padre, más otra persona, Dios Hijo, más otra persona, Dios el Espíritu Santo… igual una persona… ¿Qué? ¿Esto está en castellano? Más bien parece algún idioma ininteligible.

Se dijo que Atanasio, el obispo que formuló esta doctrina, confesó que cuanto más escribía sobre el asunto, menos capaz era de expresar sus pensamientos con claridad al respecto.

¿Cómo comenzó esta confusa doctrina?

La Trinidad en la Biblia



Las referencias a la Trinidad en la Biblia son, cuanto menos, vagas y difusas.

En Mateo 28:19, encontramos que Jesús les dijo a sus discípulos que predicaran a todas las naciones. Mientras hace esta gran encomienda, no hace mención alguna a lo que posteriormente serían las tres personas de la Trinidad, y la frase “…bauticen en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo”, es claramente una adición posterior al texto bíblico (es decir, no son las palabras auténticas de Jesús) como puede verse en dos detalles:

1. El bautismo en la temprana iglesia, como discutió Pablo en sus cartas, era hecho sólo en nombre de Jesús.

2. La “gran encomienda” que se encuentra en el primer evangelio de Marcos, no hace mención alguna al Padre, al Hijo o al Espíritu Santo (ver Marcos, 16:15).

La única otra referencia en la Biblia a la Trinidad puede encontrarse en la Epístola de Juan 5:7. Sin embargo, los eruditos bíblicos han admitido que la frase:

“…hay tres que guardan registro en los cielos, el Padre, la Palabra, y el Espíritu Santo; y estos tres son uno”.

…es definitivamente una adición posterior al texto bíblico, y no se encuentra en ninguna de las versiones actuales de la Biblia.

Por lo tanto, puede verse que el concepto de una Trinidad de seres divinos no fue una idea propuesta por Jesús u otro Profeta de Dios. Esta doctrina que ahora profesan todos los cristianos alrededor del mundo, es enteramente una fabricación humana.

La doctrina toma forma



Mientras Pablo de Tarso, el hombre que con derecho podríamos considerar como el verdadero fundador del cristianismo, formuló muchas de sus doctrinas, la Trinidad no estaba entre ellas. Sin embargo, él preparó el terreno para eso cuando propuso la idea de que Jesús era Dios o “el Hijo de Dios”. Después de todo, un hijo necesita a un padre, y ¿qué hay sobre un vehículo para la revelación de Dios a los hombres? En esencia, Pablo mencionó a las figuras principales, pero fueron los integrantes posteriores de la Iglesia los que pusieron todo el asunto junto.

Tertuliano, un abogado y presbítero del siglo tercero en la Iglesia de Cartago, habría sido el primero en usar la palabra “Trinidad”, cuando propuso la teoría de que el Hijo y el Espíritu participaban en el ser de Dios, pero todos son un solo ser consubstancial con el Padre.

Una Doctrina Formal toma forma



Cuando la controversia sobre el asunto de la Trinidad estalló en el 318 después de Cristo entre los dos hombres de iglesia, el diácono Arrio y el obispo de Alejandría, el emperador Constantino se involucró en la polémica.

Aunque el dogma cristiano era un completo misterio para él, Constantino se dio cuenta de que una iglesia unificada era necesaria para un reino fuerte. Cuando la negociación falló en resolver la disputa, Constantino convocó al primer concilio ecuménico en la historia de la Iglesia para resolver el asunto de una vez y para siempre.

Seis semanas después, 300 obispos se reunieron en Nicea en el 325 después de Cristo, donde la doctrina de la Trinidad resultó impuesta. El Dios de la cristiandad era ahora visto como tres esencias o naturalezas, en la forma del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

la iglesia se pone firme



El asunto estaba lejos de ser resuelto a pesar de las grandes esperanzas que Constantino puso en ello. Arrio y el nuevo obispo de Alejandría, un hombre llamado Atanasio, comenzaron a discutir sobre el asunto aun cuando habían firmado el Credo Niceno; el ‘Arrianismo’ se convirtió a partir de entonces en una palabra para catalogar a cualquiera que no adscribiera a la doctrina de la Trinidad.

No fue sino hasta el 451, en el Concilio de Calcedonia que, con la aprobación del Papa, el Credo de Nicea/Constantinopla se instauró como una autoridad. El debate sobre el asunto ya no fue tolerado; hablar en contra de la Trinidad era ahora considerado una blasfemia que era castigada con penas que iban desde la mutilación hasta la muerte. La cristiandad ahora se volvería contra los cristianos, mutilando y asesinando a miles a causa de una diferencia de opinión.

El debate continúa



Los castigos brutales e incluso la muerte, no detuvieron la controversia sobre la doctrina de la Trinidad, que aún continúa hoy en día.

La mayoría de los cristianos, cuando se les pide que expliquen esta doctrina fundamental de su fe, no pueden ofrecer una respuesta mejor que: “Creo en esto porque me dijeron que tenía que hacerlo”. Llaman a esto un “misterio de fe”; sin embargo, la Biblia dice en 1 Corintios

“Pues Dios no es Dios de confusión …”.

La denominación unitaria del cristianismo mantuvo vivas las enseñanzas de Arrio al decir que Dios es uno; ellos no creen en la Trinidad. Como resultado, el grueso de los cristianos los aborrecen, y el Concilio Nacional de Iglesias se ha rehusado a admitirlos. En el unitarismo, se mantiene viva la esperanza de que los cristianos vuelvan algún día a las enseñanzas originales de Jesús:

“…Al Señor tu Dios adorarás, y a Él sólo servirás” (Lucas 4:8).



El Islam y el asunto de la Trinidad



Mientras el cristianismo puede tener problemas definiendo la esencia de Dios, este no es el caso del Islam:

“Son incrédulos quienes dicen: Allah es parte de una trinidad. No hay más que una sola divinidad”. (Corán 5:73)

Vale la pena notar que las biblias en lengua árabe utilizan la palabra “Allah” para mencionar a Dios.

Suzanne Hanif, en su libro What Everyone Should Know About Islam and Muslims (Lo que toda persona debería saber acerca del Islam y los musulmanes), expresa con total claridad el asunto cuando dice:

“Pero Dios no es como una torta o una manzana que puede ser dividida en tercios que forman un todo; si Dios es tres personas o posee tres partes, entonces seguramente no es un solo Dios, no es Único ni Singular, no es el ser Indivisible en que la cristiandad dice creer…”[1].

Mirándolo desde otro ángulo, la Trinidad designa a Dios como tres entidades separadas, el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. Si Dios es el padre y también el hijo, Él debe entonces ser el padre de Sí mismo, porque Él es Su propio hijo. Esto no es precisamente lógico.

El cristianismo afirma ser una religión monoteísta. Sin embargo, el monoteísmo tiene una creencia fundamental: que Dios es UNO. La doctrina cristiana de la Trinidad –que sostiene que Dios es tres-en-uno– es vista en el Islam como una forma de politeísmo. Los cristianos no veneran a un solo Dios, veneran a tres.

De cualquier forma, esta es una acusación que los cristianos no se toman a la ligera. Ellos, a su vez, acusan a los musulmanes de no comprender qué es la Trinidad, señalando que el Corán define, erróneamente, a la Trinidad diciendo que Allah es el Padre, Jesús el Hijo, y María la madre. La veneración de María ha sido una invención de la Iglesia Católica desde el 431 después de Cristo, cuando se le dio el título de “Madre de Dios” en el Concilio de Éfeso. Un análisis más cuidadoso de los versos coránicos citados más a menudo por los cristianos para apoyar su acusación muestra que la supuesta designación de María, por el Corán, como miembro de una Trinidad, simplemente no es cierta.

Mientras el Corán condena tanto el trinitarismo (versos 4:171 y 5:73)[2] como el culto a Jesús y a su madre María (verso 5:116)[3], en ninguna parte del Corán se puede identificar a los componentes de la Trinidad cristiana. La postura del Corán es que QUIÉN o QUÉ comprende esta doctrina no es importante; lo importante es que la noción misma de la Trinidad es una afrenta contra el concepto de Unicidad de Dios.

En conclusión, vemos que la doctrina de la Trinidad es un concepto enteramente concebido por el hombre; no hay ninguna convalidación al respecto por parte de Dios, simplemente porque la sola idea de una Trinidad de seres divinos no tiene lugar en el monoteísmo. En el Corán, la Revelación final de Dios para la humanidad, encontramos Su posición completamente clara, afirmada en muchos elocuentes pasajes:

“...sólo debéis adorar a Allah, vuestra única divinidad. Quien anhele la comparecencia ante su Señor que realice obras piadosas y que no adore a nadie más que a Él”. (Corán 18:110)

“..No atribuyáis copartícipes a Allah porque seréis arrojados en el Infierno, condenados y humillados”. (Corán 17:39)

Porque, como Dios nos dice una y otra vez en un Mensaje que resuena como un eco a través de todas Sus escrituras reveladas:

“…Yo soy vuestro Señor. ¡Adoradme sólo a Mí!…”. (Corán 21:92)



Footnotes:

1.What Everyone Should Know About Islam and Muslims (Library of Islam, 1985).

2.¡Oh, Gente del Libro! No os extralimitéis en vuestra religión. No digáis acerca de Allah sino la verdad: En verdad el Mesías Jesús hijo de María, es el Mensajero de Allah y Su palabra [¡Sé!] que depositó en María, y un espíritu que proviene de Él. Creed en Allah y en Sus Mensajeros. No digáis que es parte de la trinidad, desistid, pues es lo mejor para vosotros. Por cierto que Allah es la única divinidad. ¡Glorificado sea! Es inadmisible que tenga un hijo. A Él pertenece cuanto hay en los cielos y la Tierra. Allah es suficiente como protector. (Corán 4:171)

3. Y cuando dijo Allah: ¡Oh, Jesús hijo de María! ¿Eres tú quien ha dicho a los hombres: Tomadnos a mí y a mi madre como divinidades en vez de Allah? Dijo: ¡Glorificado seas! No me corresponde decir algo sobre lo que no tengo derecho. Si lo hubiera dicho Tú lo sabrías. Tú conoces lo que encierra mi alma, mientras que yo ignoro lo que encierra la Tuya. Tú eres Quien conoce lo oculto.