UsIslam

button

BISMILAJI RAJMANI RAJIM
EN EL NOMBRE DE AL�H, EL MAS CLEMENTE Y MISERICORDIOSO


LA PAZ EN EL ISLAM





El Islam: religi�n de paz y tolerancia



Alabado sea AL�H, el �nico merecedor de alabanzas y glorificaciones. �l es el Due�o de la excelsa Majestad y Honor. El Unico con perfectos atributos, Quien no fue engendrado, ni jam�s ha engendrado. A El no se le atribuyen copart�cipes y no hay nadie quien se le asemeje. En su infinita Misericordia a enviado Profetas para guiar a la humanidad hacia el verdadero monote�smo, para adorarle s�lo a �l y para advertir acerca de grandes penalidades por el pecado del polite�smo.

Testificamos que no hay otra divinidad sino solo AL�H y testificamos que Mujammad fue su Emisario y Profeta. Que la Paz y las bendiciones de AL�H sean sobre El, su familia y todos aquellos que siguen el glorioso camino del Cor�n y del Sunnah, hasta el D�a del Juicio Final.

El Islam promueve la paz como fundamento primordial de la coexistencia de los pueblos. La palabra Islam, en s�, viene de la ra�z �rabe "silm" que quiere decir paz y completa sumisi�n del ser humano a su Creador. Paz y armon�a con los seres de la creaci�n.

La vida misma en el Islam es considerada sagrada y para su conservaci�n es menester salvaguardarla. El Islam pone las bases y los lineamientos provenientes del Ser Supremo, para establecer un sistema que otorgue esta paz y seguridad a su conglomerado, cuya importancia y trascendencia es fundamental.

Es muy conocido que lo mejor y m�s preciado que una persona puede desear a otra, es: la paz.

El Islam toma las prerrogativas necesarias para mantener y asegurar la paz y tranquilidad deseadas; sin embargo, sabemos que la sociedad humana a trav�s de todos los tiempos, a demostrado siempre estar en una constate lucha de unos con otros, en un constante combate entre el bien y el mal. Existen facciones, grupos e individuos, cuyos actos instintivos son violentos, agresivos y no permiten vivir a los dem�s en paz y armon�a; sus extremos sobrepasan los l�mites morales, �ticos y su atropello va en contra de los derechos de las personas. El Islam, �ltima revelaci�n de AL�H (Dios Unico) al mundo, establece un sistema de vida, en la que este tipo de individuos y sociedades deben estar vigilados y puestos bajo ciertas penalidades y restricciones, para as� alcanzar:

1) El tan anhelado ambiente de paz,
2) Para establecer libremente la pr�ctica de su fe; y,
3) Para mantener el orden constituido.

El Sagrado Cor�n se refiere a este tema de la siguiente forma:

"Pero (si el oponente) se inclina por la paz, vosotros tambi�n inclinaos por la paz. Confiad en AL�H, El es Omnioyente, Omnisapiente." (8/61)

"A quienes han sido expulsados injustamente de sus hogares, solo por haber dicho: �Nuestro Se�or es AL�H!. Si AL�H no se hubiera servido de unos hombres, para combatir a otros, habr�an sido destruidas iglesias, sinagogas, monasterios y mezquitas, donde se menciona en abundancia el nombre de AL�H" (22/40)

"Combatid con ellos, hasta que no haya m�s persecuci�n ni opresi�n y el camino de AL�H (de paz, justicia) sea debidamente establecido" (2/193).

"(Oh Profeta) Diles: Si vuestros padres, hijos, hermanos, esposas, vuestro n�cleo familiar, los bienes que hab�is obtenido, el negocio, cuya falta de beneficio tem�is, las moradas que os satisfacen, son m�s queridos que AL�H, Su Enviado y la lucha por la causa de AL�H, esperad a que AL�H venga con Su orden...... AL�H no dirige al pueblo perverso" (9/24)

Hermanos creyentes: Temamos siempre a AL�H y procuremos estar entre los "Sadiquin" - Los veraces- que creyeron en AL�H, que actuaron de acuerdo a la fe de AL�H "Aquidah", en sus palabras, obras e intenciones.

Estos primeros creyentes actuaron como AL�H los orden�: "ador�ndole con sinceridad" y entrega total. "A�budu mujlisina lahu din". Aplicando y haciendo aplicar su Shar�a - Legislaci�n- sin exageraciones, olvidos u omisiones.

Si queremos triunfar, sigamos los pasos de nuestros predecesores, en la lucha contra nuestro propio ego, que ordena el mal (amara bis�), as� como tambi�n venciendo el hawa - el deseo (inclinaci�n hacia las cosas prohibidas por Dios), que es el que llevar� al fuego del infierno.

Aprendamos a construir y mantener un celo por nuestra religi�n, si queremos ser victoriosos.

"Ya yuha aladina �manu, in tansuru- Laha yansurkum, wa yuz�bitu aqd�makum"

"k�taba-Lah la aglabanna, Ana wa rusuli, inna AL�Ha qawuiun Aziz"

Oh vosotros creyentes, si lucha�s por la causa de AL�H, El os dar� la victoria.

AL�H a dictaminado que Yo (AL�H) y Mis Profetas alcanzaremos la victoria. Ciertamente AL�H es Fuerte y Ominiscente.

MAS INFORMACI�N

Calle 18 de septiembre No. 114 y General Plaza
Telf. (593-2) 223-7654 / 295-4542
Fax. (593-2) 228-4416
Casilla 17-01-499
Email: islamecuador2005@yahoo.com
jsuquill@uio.satnet.net
Quito-Ecuador -Sudam�rica