UsIslam

button

Introducción al Corán



¡En el nombre de Aláh, el Clemente, el Misericordioso!



Source: http://www.latinodawah.org/library/spanish/coran.html





القران الكريم كامل مترجم باللغة الإسبانية (١) .Corán traducido al español



Introducción

El Corán, Clásico Español

El noble Corán, Qur'an Karim como se califica en árabe, es el documento más trascendental del mundo islámico. Esta comunidad intermedia (Umma Wasat), como aparece en el capitulo 2, versículo 143; ocupa el veinte por ciento del mundo terrestre y constituye la quinta parte de la población total del planeta. La región se extiende desde Marruecos a orillas del Atlántico hasta Malaysia e Indonesia en el Pacífico, con una púa en la ex unión Soviética en su vientre vulnerable de Asia Central.

Los 114 capítulos o suras de esta Escritura Sagrada varían en extensión: desde tres versículos (las suras 103, 108 y 110) hasta 286 en la segunda sura, La Vaca. Fueron revelados desde el año 610 aproximadamente de la era occidental hasta 632 cuando Mujammad (La paz y bendiciones de Aláh sean con él), el Profeta del Islam, pasó a mejor vida. La revelación, que recibió a través del ángel Gabriel, se inició en La Meca antes de la Hégira para terminar en Medina en 632.

Las primeras revelaciones forman las suras más cortas. Éstas se encuentran al final de la Escritura y la mayor parte de ellas ocurre en el último libreto, o sea el número. XXX. El idioma del documento es el árabe clásico. Conocido como el idioma fusja, que sirvió y sigue sirviendo de modelo para el idioma literario, que se desarrolló durante los brillantes siglos del imperio o califato islámico.

Esta Escritura Sagrada reúne las creencias esenciales de la fe islámica, así como todos los preceptos morales y sociales. Por medio de ella se han ido formando los conceptos básicos de nuestra religión de la Paz universal y, por ello, de la cultura y civilización de la vasta región islámica que acabamos de indicar. Esta enorme región forma una parte sumamente importante de la sociedad contemporánea, que, tanto en su occidente cristiano como en su parte materialista necesita conocer con urgencia.

En una época pasada la madre España vivió una gran gloria cultural y filosófica durante el período islámico de su historia. Esta época duró desde 711, cuando Tariq ben Ziyad ganó la batalla de la Janda entre Sevilla y Gibraltar, batalla que le entregó la Península Ibérica, hasta 1610 cuando Felipe III y su primer ministro, el duque de Lerma, expulsaron a los últimos musulmanes de la región valenciana, período de casi nueve siglos.

Las construcciones más soberbias que existen en España son la Gran Mezquita de Córdoba, la gloriosa capital omeya de España, la soñada Alhambra de Granada, que provoca el asombro de millares de turistas año tras año y el Alcázar y la Giralda de Sevilla. Esta influencia arquitectónica sigue en los edificios formales de la América Latina, sobre todo en los coloniales, y en su decorado. Hay muchos hasta en el sur y sudoeste de los Estados Unidos en aquellos territorios conquistados por la república norteamericana durante la decadencia colonial de España y México en el siglo XIX.

Eruditos de los siglos pasados fueron Ibn-Hazm o Abenhazam de Córdoba, el gran poeta, sociólogo y teólogo disidente del siglo XI e Ibn-Tufayl o Abentofayl de Guadix al este de Granada en el siglo XII, autor del célebre Filósofo Audodidacto, que anticipó las ideas de Renato Descartes en Francia cinco siglos después y del Robinson Crusoe de Inglaterra el siglo siguiente. Su alumno, aún más destacado, el gran pensador cordobés Ibn-Rushd o Averroes preparó el Conjunto o Dchámi de Aristóteles, del que se aprovecharon las nacientes universidades de París y Oxford apenas unas décadas después.

En ese mismo siglo XII, Pedro el Venerable, abad del monasterio benedictino de Cluny en Francia, reunió un equipo orientalista, completo con su renegado andaluz, para traducir el Corán al latín, y esto para refutarlo. Realizó esta empresa antagónica en el espacio de un año (1143), hazaña casi inverosímil; se imprimiría cuatro siglos después en Basilea (Suiza).

Otros sabios posteriores y de fama fueron Ibn Arabi o Abenárabe de Murcia, luego de Konya en Turquía y finalmente de Damasco en Siria, donde está enterrado, e Ibn Jaldún, el gran sociólogo y filósofo de la historia, nacido en Túnez pero vástago de una ilustre familia sevillana. Su teoría cíclica de la historia anticipó las ideas de Oswaldo Spengler y Arnaldo Toynbee, eminentes historiadores teóricos del pasado siglo XX.

Las traducciones del Corán hechas más tarde al castellanos han sido deficientes: el Conde de Oropesa lo tradujo en 1674 de una versión francesa del "Koran", probablemente la del Sieur André du Ryer en 1647, comerciante y cónsul francés que sirvió a su país en Egipto y Estambul. Esta versión se dirigía "al uso de misioneros".

Estos traductores raramente consultaron el texto árabe: Ya se había cerrado la gran época andaluza de los siglos anteriores que inspiraron a las universidades de París y Oxford con sus traducciones de Aristóteles y de los filósofos musulmanes, labor que se llevó a cabo en la gran Escuela de Traductores de Toledo.

Cito varias versiones contemporáneas del Corán en español: El Corán de Juan B. Bergua (Madrid 1975, Los Clásicos Bergua, 10 edición) donde se califica a Mujammad de autor del libro, opinión opuesta a la clara tradición islámica. El libro comienza con unas Consideraciones Preliminares irreverentes donde no aprendemos gran cosa. Tiene unos Apuntes al final y un Índice Analítico.

La traducción de Rafael Cansinos Assens presenta El Corán con un Prólogo de 20 páginas. La publica la casa Aguilar (Madrid 1951/1973). Esta versión nos ofrece un Prólogo y Bibliografía al principio, con un Índice de Materias al final.

Se ha publicado otra traducción en la Argentina, que no ha llegado a mis manos. El traductor es musulmán. Hasta la fecha la mejor traducción es obra del español Julio Cortés, actualmente profesor de árabe y español en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, Estados Unidos. Antes había enseñado en Damasco, Siria. La publicó primero la Editora Nacional en Madrid en 1979. Posteriormente ha venido editándola la Editorial Herder de Barcelona.

En 1987 salió una edición bilingüe en Nueva York, en la que el nombre de 'Dios' pasó a ser 'Alá'. Es la edición cuyo texto el lector tiene en sus manos: el árabe original al lado derecho y el español al lado izquierdo. Posee un Glosario, muy útil, al principio y un Índice Analítico al final.

Así los nuevos musulmanes de hoy día en los hispano parlantes tienen donde aprender el mensaje del Noble Corán en su lengua materna, mientras nuestra religión de Paz universal vuelve paulatinamente a estas tierras hispánicas a fines del siglo XX de la era occidental, tan agitado y lleno de inquietudes religiosas y políticas.

¡Que nuestra religión renueve su vigor tradicional durante el siglo XV de la era islámica que acabamos de iniciar en este siglo XXI.

Tomás Irving

Ligeramente modificado por Álvaro Leroy Hernández Hernández.