UsIslam

button

�Qui�n era Jes�s (la paz este con �l)?



Por Yahiya Emerick



Un folleto del 1-877-Why-Islam (�Por qu� el Islam?).





un musulman llama a un Programa de tv de los cristianos "no te pierdas de ver este video"



Hay muchas preguntas que vienen a la mente cuando se menciona el nombre Jes�s. Alguna gente dice que �l era un profeta, otros lo llaman un dios, mientras que otros opinan que �l era un hombre muy sabio. Pero sobretodo, una cosa segura es que �l no era un hombre ordinario. Pero si hay algo especial sobre �l, �por qu� toda la confusi�n?

�De todos modos, qui�n era Jes�s?

SU ORIGEN

Jes�s vivi� hace aproximadamente 2.000 a�os en Palestina antigua cuando el imperio Romano estaba en su cenit. No fue concebido en la manera normal, sino que fue implantado en la matriz de una mujer joven nombrada Maria. Dios orden� simplemente, "sea" y �l fue. En este sentido, �l era "una palabra" de Dios y una se�al especial para la humanidad. En hecho, �l era el �ltimo de una l�nea larga de gu�as religiosos enviados a los jud�os.

MARIA LA BENDECIDA

Maria era una mujer recta. Su madre la dedic� al servicio de Dios incluso antes de que ella naci�. Como ni�a, ella vivi� una vida marcada por la salud y rectitud, que otros se�alaban con admiraci�n. Ella fue criada por Sacar�a, el sabio, que inculc� en ella un sentido hermoso de fe en Dios. Cuando ella se hizo una mujer joven, Maria intent� purificarse m�s antes de su Se�or. Sabiendo que la prisa de la vida en las ciudades distra�a, ella se retir� de su gente a un santuario en el este. All� ella podr�a meditar en aislamiento y en paz. De repente, en un d�a que no se parec�a diferente al resto, un �ngel de Dios la visit�, disfrazado en la semejanza de un ser humano. Asustada de tan extra�o una vista, Maria rog� para la protecci�n de Dios, pero el extra�o le tranquilizo y declaro que �l era un mensajero del Se�or para anunciar las buenas noticias de un hijo intachable. Maria, asombrada, pregunto c�mo esto era posible viendo que ning�n hombre la hab�a tocado. Pero el �ngel le contest�, "su Se�or dice, es f�cil para m�..." Pero cuando ella sent�a al ni�o peque�o dentro de ella, ella huy� su santuario del miedo de lo que har�a o dir�a su familia cuando ellos supieran las noticias. Maria, sin embargo, no iba ver dificultad. Cuando en su desesperaci�n ella grit� hacia Dios para el olvido, una voz la calm� y ella encontr� una sombra y un manantial fresco. Debajo de una palma de d�tiles en el calor del verano tard�o, ella hizo su vivienda y dio a luz a un ni�o desemejante de cualquier otro en la historia.

Despu�s de eso, Maria volvi� a su comunidad cargando el ni�o que iba ser llamado Mes�as, Jes�s, hijo de Maria. Cuando su gente la vieron con el beb� en sus brazos ellos no pod�an creer sus ojos, ni aceptar su palabra. Rechazaron creerla cuando ella dijo que un �ngel vino y le dijo que sobretodo ella fue elegida sobre otras mujeres para llevar esta carga. La acusaron de infidelidad e implicaron que ella hab�a arruinado el nombre de su familia. Maria, siendo abrumada, simplemente gesto hacia el ni�o humildemente.

LOS MILAGROS

El ni�o Jes�s era el producto de un milagro y por lo tanto, cosas milagrosas comenzaron a suceder. En defensa de su madre y de la verdad, el ni�o Jes�s declar�, �soy un siervo de Dios. �l me ha dado la Escritura y me ha hecho un profeta. �l me ha bendecido dondequiera que estoy y me ha dado el rezo y la caridad como mi deber mientras vivo.� Esto le dio descanso a los detractores.

Durante su juventud, Jes�s sigui� siendo obediente a su madre y se desarroll� r�pidamente en inteligencia, sabidur�a, y piedad. �l asombr� a los doctores de la ley y fue admirado grandemente por �sos alrededor de �l que apreciaban sus talentos. �l exig�a que era una se�al de Dios y un mensajero a la tribu de Israel.

Su gente perdi� el esp�ritu de la verdad y pusieron su confianza en el legalismo, de tal modo que enterraron su sentido de la misericordia debajo de ritos y rollos de pergamino polvorientos. Finalmente, cuando �l lleg� a la madurez, Jes�s comenz� a viajar y predicar a trav�s de la tierra de Palestina sobre volviendo a la verdad de las viejas revelaciones y de un rechazamiento de todo que el hombre hab�a agregado. En esta tarea, el Esp�ritu de la Verdad, el �ngel Gabriel lo apoyo.

El EVANGELIO, SU MENSAJE

Jes�s (la paz este con �l) ense�� que el amor y la misericordia superan el odio y el enojo y que solamente una fe verdadera y sincera en el Creador y la obediencia a su voluntad traer� la persona a la salvaci�n en esta vida as� como en la siguiente. Para reforzar su mensaje, que fue llamado "Iny�l" (las buenas noticias), Dios le concedi� el poder de hacer milagros. �l cur� al enfermo, levant� al apenado y revivi� a los muertos. Toda esta cosas �l hizo con el permiso de Dios, nunca tomando el cr�dito para �l mismo.

El condujo su vida simplemente y piadosamente. Pronto �l atrajo un circulo-interno de seguidores devotos que escucharon sus ense�anzas con fervor y humildad. Estos disc�pulos, entre ellos Pedro, Barnabas, y Juan, le ayudaron llevar el mensaje del amor divino a la gente. Ellos le ayudaron con su misi�n.

PRUEBA DE VOLUNTADES

No hay hombre piadoso de Dios sin pruebas y tribulaciones. Mientras que el mensaje de Jes�s comenz� a ganar una aceptaci�n m�s amplia, una pandilla peque�a de hip�critas u hombres con mal intenciones comenzaron a planear contra �l. Ellos eran los sacerdotes y los l�deres de los jud�os cuyo posici�n y abundancia depend�a de su lugar como los int�rpretes �nicos de la religi�n a las masas. Persiguieron a Jes�s y a sus seguidores y lo capturaron eventualmente. Aunque abusaron de �l, �l nunca renunci� su fe en el �nico Dios. En su odio, ellos trataron de crucificarlo en una cruz romana. Pero Jes�s se desliz� de su apret�n en el momento esperado, y todo el rato pensaron que hab�an tenido �xito. Estaban seguro que lo hab�an matado pero Dios contest� el rezo de Jes�s y lo salv� de sus esquemas. Confusi�n alcanz� a la multitud y puede ser que hayan matado al hombre que traicion� a Jes�s en lugar de �l. En cualquier caso, Jes�s se escap� de su agarro. Entonces Dios quit� a Jes�s de este mundo y se lo llevo a otra dimensi�n, a un lugar con �l, para no volver hasta otro tiempo en el futuro.

Con su profesor desaparecido, los seguidores devotos de Jes�s intentaron mantener la pureza y la simplicidad de sus ense�anzas. Pero pronto fueron sitiados y alcanzados por una inundaci�n de las influencias romanas y griegas, que enterraron las ense�anzas de Jes�s eventualmente torciendo el mensaje de �l en tal manera que solamente un poco de su verdad ahora sigue siendo. Doctrinas extra�as como la divinidad de Jes�s, que �l era un hombre-dios, que Dios muri�, de la adoraci�n de santos y de que Dios es compuesto de diversas partes se puso de moda y fueron aceptadas por muchos de los que tomaron el nombre �cristiano� siglos despu�s de Jes�s.

CONCLUSION

Los �nicos archivos que nos han llegado referentes a Jes�s son unos materiales biogr�ficos incompletos, mal investigados y compilados, que no pueden de ninguna manera ser representante del mensaje completo y exacto de Jes�s, el hijo de Maria. La �poca del mensaje final e incorruptible no era todav�a actual. Ser�a dejado al profeta �ltimo de Dios, Mujammad (la paz est� sobre �l), para clarificar la verdad de lo que el hombre agrego y borro.

Jes�s ense�� el mismo mensaje eterno que fue ense�ado por todos los mensajeros de Dios, desde Ad�n a No�, Abrah�n, Mois�s y concluyendo con la misi�n del �ltimo faro encendido de Dios a la humanidad, Mujammad (la paz est� en ellos todos). Su venir fue previsto por Jes�s mismo.

Cada naci�n y cada gente, desde los Aztecas a los Griegos, han recibido un profeta o mensajero de Dios. Jes�s era el �ltimo de una serie de mensajeros enviados a los Israelitas. Los Israelitas antiguos constantemente se perd�an de la v�a recta de Dios. Cada uno de los muchos mensajeros de Dios habl� una diversa lengua y sigui� costumbres variados. Pero con todo eso, en base la fe que ense�aban cada uno era igual: el entrego de su voluntad imperfecta y voluble a la voluntad perfecta del Poder m�s grande. Usted entonces encontrar� la paz y la libertad que solamente el Creador de todas las cosas puede proporcionarte. Entonces usted debe hacer lo correcto y bueno a sus compa�eros en vida. Esta manera de vida se llama Islam (entr�gate a Dios y hallar�s la paz).