UsIslam

button

Pasi�n musulmana por Cristo



Por Ibrahim N. Abusharif





"Why I Love Islam, And Love Jesus Too" | Spoken Word



Como a cada persona, me advirtieron sobre la violencia sangrienta de la pel�cula. Me prepare a verla. Pero se me paso de la mente los subt�tulos ingleses. Una cosa inesperada de ver "La Pasi�n de Cristo" es la afirmaci�n que Jes�s nunca dijo la palabra "Dios." En cambio, �l invoc� al Creador usando un nombre muy cercano a lo que yo y otros musulmanes usamos para evocar a Dios � la palabra "Al�." (La palabra aramea para Dios se transcribe como "Alaha.")

En un sentido amplio, la controversia acerca de "La Pasi�n," es una extensi�n de la lucha larga para el control narrativo de la vida y misi�n de Jes�s. Al p�blico nos dan la impresi�n que la discusi�n sobre la pel�cula y su car�cter principal es un discurso entre la gente en ambos lados de un gui�n curioso Jud�o-Cristiano, con rabinos y la inteligencia jud�a que expresa sus miedos que la pel�cula inspirar� antisemitismo y con los cristianos que niegan eso.

La iron�a aqu� es que contrapesan a los musulmanes. Los musulmanes pueden ofrecer una visi�n mediana. Lo qu� "La Pasi�n" represent� en im�genes es s�lo una narrativa entre varias sobre Cristo. El hecho, Gibson retrat� una de las narrativas oficiales de Cristo (solamente 12 horas de �l) que recibi� su aprobaci�n algunos siglos despu�s de que el Mes�as vivi� y que no goza de consenso incluso en los cuartos cristianos.

Cuando est� preguntado, el musulm�n le dir� que Cristo no fue enviado para ser sacrificado, sino que, como los profetas anteriores y el profeta Mohamet despu�s de �l, ellos fueron enviados para vivir y ense�ar. Consiguientemente, el musulm�n dir�a que no hubo un asesinato de Cristo y, por lo tanto, ninguna necesidad de culpar a cualquier persona de esa acusaci�n y ninguna necesidad de hacer cualquier persona temerlo. Lo qu� le sucedi� a Jes�s al final de su vida no fue sobre violencia, sino sobre honor en la cara del rechazamiento vehemente. Dios subi� a su profeta al Cielo, as� salvando a Jes�s de la ejecuci�n que Gibson detall� tan gr�ficamente en la mente p�blica con este medio de alcance poderoso. �sta es una visi�n que tambi�n fue compartido entre algunas sectas cristianos antiguas, como los Basilideos, que cre�an que Cristo nunca fue crucificado.

El decir algo malo sobre la persona de Jes�s y negar que �l es uno de los profetas de Dios es un pecado cardinal en Islam. Tan serio es este pecado que lo descalificar uno de la fe musulmana. Pero haciendo una deidad de Jes�s, sin embargo, se considera una afrenta a la fundaci�n primordial del proyecto de la religi�n que es la unidad absoluta de Dios y Su Divinidad �nica. La visi�n media de los musulmanes aqu� no es un acto t�mido de oficiar una discusi�n religiosa entre los jud�os y los cristianos. Nuestra comprensi�n y creencia con respecto a Cristo son esencialmente id�nticas a la creencia que tenemos sobre No�, Abrah�n, Mois�s, y Mohamet: todos son profetas, todos son seres humanos, enviados por Dios para ense�ar a la humanidad ciertas cosas que deben mantenernos dirigidos y claros en nuestras vidas muy breve. Si vamos a ser confundidos sobre algo, no debe ser sobre Dios y su Divinidad y de nuestra humanidad, especialmente como nos pertenece a nuestra b�squeda de la salvaci�n. En la teolog�a isl�mica, el humano es puro, tra�do a este mundo en un estado de bendici�n. El concepto del pecado original es esencialmente desamparado en nuestra tradici�n. Heredamos el color del ojo y del cabello de nuestros padres, no sus malhechos. El perd�n y la misericordia son de la esencia de Dios y �l los concede abundantemente para el precio bueno de creencia y sinceridad.

De una manera importante, la pel�cula "La Pasi�n" es una exposici�n accidental sobre las sensibilidades religiosas de nuestras �pocas � sobre una espiritualidad herida que se parece requerir el sensacionalismo para guardar los fieles. �ste es un punto que los hombres y las mujeres de religi�n pueden todos convenir y observar en sus multitudes respectivas. Mel Gibson parece haber hecho involuntariamente un servicio en plantear cuestiones ind�genas del esp�ritu humano que el mundo postmoderno se parece evitar, cuestiones sobre Dios, los Profetas, la salvaci�n, la misericordia, y la esperanza. Es una conversaci�n vital con muchas divisiones y las alianzas, pasiones y peligros, pero una conversaci�n que no obstante pueda beneficiar de o�r la visi�n "media" del Islam. Algo de esta visi�n, en una manera inevitable breve, sigue:

Los musulmanes aman y reverencian a Jes�s, y creen en �l como profeta y mensajero de Dios. Creen que fue un gran maestro y una gu�a para la gente pero los musulmanes no creen que Jes�s era Dios o el hijo de Dios. Los musulmanes tampoco creen que lo mataron en la cruz como algunas sectas cristianas de antig�edad hab�an cre�do. Jes�s se envi� a los hijos de Israel para restablecer la fe y para dar una conexi�n espiritual con Dios. Todos los milagros que Jes�s realiz� fueron de hecho verdad: reanimando los muertos, curando los ciegos y los leprosos, y mucho m�s. Estos milagros, sin embargo, ocurrieron con los auspicios de Dios, como fue para Mois�s cuando parti� el mar, para Salom�n que entend�a las comunicaciones de animales, y otras suspensiones de la orden natural. Dios es el Creador y cuando �l determina algo, �l s�lo dice "�sea!" y es (como dice el Cor�n). Los musulmanes tambi�n veneran a Maria, la madre de Jes�s. Ella de hecho dio a luz a Jes�s aunque ella era una virgen. Ella era una mujer espiritual que fue elegida entre su gente para la oficina especial de contemplaci�n y rezo. Pero los musulmanes no sostienen la creencia que ella era la "madre de Dios" u otras calidades similares. Ella tambi�n fue completamente humana y una persona querida e importante en una serie notable de milagros en un periodo especial en la historia humana. Cada ocurrencia biol�gica y milagro, lo explicable y lo inexplicable, desde la creaci�n de Ad�n hasta la concepci�n de cualquier ni�o dado a dos padres, viene de Dios. Es todo igual para �l � todo es f�cil para �l.

En el conocimiento isl�mico, los t�tulos venerable de "Palabra" y "Esp�ritu" son puesto por el Cor�n para conocer a Jes�s (la paz est� sobre �l), ya que Dios ech� Su "Palabra" y Su "Esp�ritu" sobre Maria, la madre de Jes�s. "Cuando los �ngeles dijeron: "�Mar�a! Al� te anuncia la buena nueva de una Palabra que procede de �l. Su nombre es el Mes�as, Jes�s, hijo de Mar�a, considerado en la vida de ac� y en la otra y ser� de los allegados." (Cor�n, 3:45).

Tambi�n, el Cor�n dice: "�El Mes�as, Jes�s, hijo de Mar�a, es solamente el enviado de Al� y Su Palabra, que �l ha comunicado a Mar�a, y un esp�ritu que procede de �l!" (Cor�n, 4:171) "Dimos a Mois�s la Escritura y mandamos enviados despu�s de �l. Dimos a Jes�s, hijo de Mar�a, las pruebas claras y le fortalecimos con el Esp�ritu Santo [el �ngel Gabriel]�"(Cor�n, 2:87).

Los pensamientos de los musulmanes con respecto a todos los profetas es sumado m�s mejor con el verso siguiente del Cor�n "[O creyentes] Decid: "Creemos en Al� y en lo que se nos ha revelado, en lo que se revel� a Abraham, Ismael, Isaac, Jacob y las tribus, en lo que Mois�s, Jes�s y los profetas recibieron de su Se�or. No hacemos distinci�n entre ninguno de ellos y nos sometemos a �1"." (Cor�n 2:136).

Ibrahim N. Abusharif es escritor en el �rea de Chicago y es redactor de la prensa Starlatch. �l puede ser contactado por correo electr�nico en starlatch@hotmail.com