UsIslam

button

La historia del Cor�n escrito



http://islamhoy.com/articulos/la-historia-del-coran-escrito/





La Historia del Coran Documental



El Cor�n entero fue puesto por escrito en el momento de la revelaci�n, siguiendo el dictado del Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con �l). Fue escrito por algunos de sus compa�eros m�s instruidos, el m�s prominente de ellos fue Zaid Ibn Zabit. Otros de sus escribas fueron Ubai Ibn Ka�b, Ibn Mas�ud, Mu�awiah Ibn Abu-Sufian, Jaled Ibn al-Walid y Zubair Ibn Awwam. Los vers�culos del Sagrado Cor�n fueron grabados sobre cuero, en pergaminos, en huesos de animales y en hojas de palmeras.

La compilaci�n del Cor�n (en formato de libro) se llev� a cabo despu�s de la Batalla de al-Yamamah (11H/633 DC), despu�s de la muerte del Profeta, durante el Califato de Abu Bakr Muchos compa�eros que combatieron en la batalla cayeron m�rtires. Por este motivo se temi� perder partes del Cor�n con la muerte de aqu�llos que lo hab�an memorizado, y se corr�a entonces el riesgo de que partes del libro desaparecieran. Por consiguiente, Umar sugiri� recopilar el Cor�n pidi�ndole a Zaid ibn Zabit que encabezara un comit� que reuniera las escrituras esparcidas del Cor�n y preparara un mus-haf � compendio de los escritos que conten�an la revelaci�n. Para salvaguardar esta recopilaci�n de los errores, el comit� acept� s�lo material que hab�a sido escrito en la presencia del Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con �l), y que pod�a verificarse por lo menos con el testimonio fiable de dos personas que realmente hab�an o�do al Profeta recitar el pasaje en cuesti�n. Una vez completado y un�nimemente aprobado el trabajo por los Compa�eros del Profeta, estas hojas se guardaron en la las manos del Califa Abu Bakr (13H/634 DC), luego qued� en poder del Califa Umar (13-23 H/634-644 DC), que era uno de los principales compa�eros y padre de la viuda del Profeta, Hafsah.

El tercer Califa fue Uzm�n Ibn Aff�n (23-35 H/644-656 DC); �ste le pidi� a Hafsah que le enviara el manuscrito del Cor�n que ella hab�a guardado, y orden� la reproducci�n de algunas copias exactas de �l (se las llam� masaahif, plural de mus-haf). Esta tarea se confi� nuevamente a compa�eros como Zaid Ibn Zabit, Abdullah Ibn Az-Zubair, Ibn Sa�id, y Abdur-Rahman Ibn Hariz. Luego de este trabajo (en el a�o 25 H / 646 DC), Uzm�n devolvi� el manuscrito original a Hafsah y envi� las copias a las provincias isl�micas m�s importantes.

Varios eruditos no musulmanes que han estudiado el tema de la recopilaci�n y preservaci�n del Cor�n, han declarado su autenticidad. John Burton, al final de su trabajo sobre la recopilaci�n del Cor�n, dice lo siguiente:

��el texto ha llegado a nosotros en la forma en que era organizado y aceptado por el Profeta�. lo que nosotros tenemos hoy en nuestras manos es el mus-haf de Muhammad�.

Kenneth Cragg, describe la transmisi�n del Cor�n en tiempos de la revelaci�n y hasta la actualidad como: �una sucesi�n viviente e irrompible de devoci�n�.

Schwally concuerda con esto:

Aunque en alg�n momento la revelaci�n estaba fraccionada, nosotros podemos estar seguros que su texto se ha transmitido exactamente como le fue revelado (al Profeta)�.

La credibilidad hist�rica del Cor�n est� establecida adem�s por el hecho de que una de las copias que mand� el Califa Uzm�n todav�a se conserva hoy. Se encuentra en el Museo de la Ciudad de Tashkent en Uzbekist�n, Asia Central. De acuerdo con Memory of the World Program de la UNESCO, una entidad de las Naciones Unidas: �esta es la versi�n definitiva, conocida como el Mus-haf de Uzm�n�.

Este manuscrito, conservado por la comunidad musulmana de Uzbekist�n, es la versi�n escrita existente m�s antigua del Cor�n. Es la versi�n definitiva, conocido como el Mus-haf de Uzm�n. La imagen que aparece m�s arriba, es cortes�a del registro del programa Memory of the World, UNESCO.

Existe una reproducci�n de la copia de Tashkent que est� disponible en la Biblioteca de la Universidad de Columbia en Estados Unidos. Esta copia es prueba de que el texto del Cor�n que nosotros tenemos en circulaci�n hoy, es id�ntico al del tiempo del Profeta y sus compa�eros. Una copia del mus-haf fue enviada a Siria (se la reprodujo antes de que un incendio en 1310 H/1892 DC destruyera la mezquita central donde fue guardado) Tambi�n existe una copia en el Museo de Topkapi en Estambul, y un manuscrito antiguo en cuero de gacela se conserva en Dar al-Kutub en Sultaniyyah, Egipto. Los manuscritos m�s antiguos de todos los per�odos de la historia isl�mica que se encuentran en la Biblioteca del Congreso en Washington, en el Chester Beatty Museum en Dubl�n (Irlanda) y en el Museo de Londres, han sido comparados con los de Tashkent, Turqu�a y Egipto, y los resultados confirman que no se ha realizado ning�n cambio en el texto desde el tiempo de su escritura original.

Por ejemplo, el Instituto Koranforschung de la Universidad de M�nich (Alemania), hab�a reunido m�s de 42.000 copias antiguas completas o parciales del Cor�n. Despu�s de aproximadamente cincuenta a�os de investigaci�n, informaron que no hab�a ninguna variante entre las diferentes copias, exceptuando los errores ocasionales del copista que pueden identificarse f�cilmente. Este Instituto fue destruido, desgraciadamente, por los bombardeos durante la segunda Guerra Mundial.

As�, debido a los esfuerzos de los Compa�eros, con la ayuda de Dios, el Cor�n, tal como lo conocemos hoy en d�a, se recita de la misma manera en que se revel�. Esto lo convierte en la �nica escritura religiosa que todav�a se mantiene inmaculada y se preserva en su idioma original. De hecho, como Sir William Muir declara: �no hay ning�n otro libro en el mundo que se haya mantenido inalterado durante doce siglos (ahora catorce)�.

La evidencia confirma la promesa de Dios en el Cor�n:

�Nosotros hemos hecho descender el Recuerdo y somos sus guardianes�. (Sura de Al Hiyr, 9)

El Cor�n es el �nico libro que ha sido preservado en ambas formas, oral y escrita; y cada forma confirma la autenticidad de la otra.