UsIslam

button

EL ISLAM EN UN VISTAZO



http://www.islamicbulletin.org/spanish/islam/vistazo.htm




Breve recorrido por el Centro Cultural Islámico de Valencia (CCIV), en un vistazo



La palabra Islam en árabe significa sumisión, paz, obediencia y, en sentido religioso, sumisión del hombre a la voluntad de Dios (Aláh). El hombre o la mujer que acepta la soberanía de Aláh único y se entregue completamente a Su voluntad es conocido como un Musulmán. El nombre mahometano que se emplea a menudo en lugar de Musulmán es erróneo, y ofensivo al espíritu mismo del Islam.

Los Musulmanes usan el nombre Aláh en lugar de Dios. El nombre Aláh significa, literalmente, El Dios - Dios Único, sin asociados. Para la conveniencia de los lectores hispanos, el nombre Dios se usa en este folleto, excepto cuando el nombre Divino aparece en una citación Coránica.

Continuidad de la Misión Apostólica

El Islam no es una religión nueva; en su esencia es la misma religión que Dios les reveló a todos Sus profetas. Nuestra sagrada escritura, El Corán (Al-Qur'an) nos dice:

Creemos en Aláh y en todo lo que se nos ha revelado; y en todo lo que se les reveló a Abraham, a Ismael, a Isaac, a Jacob, a las Tribus, a Moisés, a Jesús y a todos los profetas de parte de nuestro Señor. No hacemos distinción entre ninguno de los profetas, y nos entregamos a la voluntad de nuestro Señor.

Creencias Fundamentales

Un musulmán cree en la singularidad de Dios único, en todos Sus enviados, en todos Sus mensajes y libros sagrados, en Sus Angeles, en el Día del Juicio Final, en una vida después de la muerte, y que cada persona es responsable de sus hechos y acciones. Tal es la creencia del musulmán.

La Singularidad de Dios

El Islam ordena la fe en un solo Dios y la sumisión a su soberanía, lo cual hace que el hombre conozca el significado del Universo y el lugar que ocupa en él. Esta fe libra al hombre de todos los miedos y supersticiones, haciendolo consciente de la Omnipresencia del Señor, el Dios Todopoderoso, y de sus obligaciones para con Él.

La fe en Dios se refleja y se transmite en acciones efectivas; la mera fe no es suficiente en el Islam. El creer en un solo Dios único requiere que toda la humanidad sea vista como una sola familia que existe bajo la benevolencia universal del Dios Creador de todo. La fe en Dios único y las buenas acciones son la clave para entrar al Paraíso. Es así como se establece una relación directa con Dios, factible a todo el mundo sin distinción y sin necesidad de ningún intercesor.

Patrimonio Hispánico Desconocido

El Islam entró completamente en el patrimonio hispánico sólo 80 años después de la muerte del Profeta Muhammad (Paz y bendición de Dios). Durante nueve siglos gloriosos, del año cristiano 711 hasta 1610, se mantuvo como la religión más tolerante de la península Ibérica, hasta que la Inquisición, falsamente llamada "el Santo Oficio" lo derrocó, y España entró en su Edad Media y Oscura. Durante la época de los musulmanes españoles, se edificaron monumentos tan célebres como la Gran Mezquita de Córdoba, la capital Omeya, el Alcázar de Sevilla y el Alhambra de Granada, que siguen atrayendo a los turistas como verdaderas joyas arquitectónicas Islámicas, aunque ahora en país reconquistado.

El Hombre Como Agente Libre

El hombre existe como el exponente supremo de la creación de Dios y es arquitecto de su propio destino. Creado con las mayores potencialidades, el hombre queda libre en su voluntad, y en sus acciones. Dios le ha enseñado el Camino Recto, y la vida del Profeta Muhammad (Paz y bendición de Dios) nos sirve como el ejemplo perfecto para alcanzar este ideal. La grandeza del hombre y su salvación eterna consisten en seguirlo. El Islam demuestra la santidad de la personalidad humana, les confiere igualdad de derechos a todos sin distinción de raza o género. El príncipe y el campesino, el rey y el plebeyo, están sujetos igualmente a la Ley Divina tal como se enuncia en el Corán y se ejemplifica en la vida del Profeta (Paz y bendición de Dios).

El Coran y la Tradición Profética

Al Coran es la última palabra que Dios reveló, y a la vez, la fuente básica de las leyes del Islam. El Corán trata de los fundamentos del credo, la moralidad, historia de la humanidad, el culto, sabiduría, conocimientos, las relaciones entre Dios y el hombre también como las relaciones entre el hombre y su prójimo. El Corán brinda las bases mas importantes sobre las cuales se pueden edificar los sistemas de justicia social, economía, política, legislación, jurisprudencia, derechos, leyes y relaciones internacionales. Muhammad (Paz y bendición de Dios) era un hombre sencillo, sin instrucción académica, quien no sabía leer ni escribir; no obstante, el Corán fue memorizado y dictado durante su vida por orden suya a sus discípulos. Todavía se puede consultar el Corán en su forma y original, completo en el lenguaje Árabe prístino que fuera revelado.

Los Hadices o relato de los dichos y hechos del Profeta Muhammad (Paz y bendición de Dios), explican y elaboran estas enseñanzas del Corán.

Conceptos del Culto Divino

El Islam no cree en el ritualismo, más bien insiste en que nuestras intenciones y acciones sean buenas. Para adorar a Dios, tenemos que conocerlo, quererlo y comportarnos según Sus leyes en todos las fases de la vida; debemos encomendar la bondad, prohibir lo malo, practicar la caridad, la justicia y servir a Dios sirviendo a la humanidad. El Corán expone estos conceptos de una manera sublime:

No es virtud orientar vuestros rostros hacia el Oriente o el Occidente; sino virtuoso es aquel que cree en Aláh y en el Último Día, en los Angeles, las Escrituras, y los Profetas; quien ofrece su hacienda por amor a Aláh, a sus parientes, a los huérfanos, a los necesitados, al caminante, al mendigo; rescata a los cautivos, y establece la oración, da la limosna pres-crita; los que cumplen con los compromisos contraídos, y el paciente en la miseria y bajo la adversidad y en tiempo de combate: ellos son los piadosos. (Capitulo La Vaca 2:177)

Las Cinco Practicas Básicas del Islam

Según el Islam, cada acto que se lleve a cabo con la intención de cumplir con la Voluntad Divina, se considera como un acto de adoración. Sin embargo, los actos específicos de adoración que se conocen como los cinco Pilares de la fe Islámica, son los siguientes:

1. El Credo, o sea la profesión de la fe, que reza así: "Doy testimonio de que no hay más dios que Aláh, y que Muhammad es Su siervo y mensajero." La misión apostólica de Muhammad (Paz y bendición de Dios) convida a los musulmanes a que sigan la vida ejemplar del Profeta en todos los sentidos.

2. La Oración, se debe rezar cinco veces al día como una obligación personal hacia Dios. Nos ofrece una ma- era de darle fuerza y vida a nuestra creencia en Dios, inspira una moralidad superior en el creyente, le purifica el corazón y suprime las inclinaciones indecentes.

3. El Ayuno se practica durante el sagrado mes de Ramadan. Se abstiene de la comida, la bebida, y las relaciones sexuales, desde el amanecer hasta la puesta del sol; y de todas las malas intenciones y deseos, incluso las peleas. El ayuno le enseña al hombre el amor, la sinceridad y la devoción; le cultiva una conciencia firme, la paciencia, el desinterés y la fuerza de voluntad propia.

4. El Azaque, cada musulmán debe dar anualmente el 2.5 por ciento de sus ahorros como una caridad obligatoria ofrecida al sector más pobre de la comunidad Musulmana.

5. El Peregrinaje, debe hacerse a condición de que uno lo pueda costear sin prejuicio alguno a su familia. Se debe efectuar, aunque sea una sola vez en la vida, la peregrinación es a la Ka'ba en la Meca.

La Vida Islámica

El Islam dispone de guiones definitivos para que toda la humanidad los siga por todos los caminos de la vida. Ofrece un código comprensivo para la vida; tratando de su economía, política, moralidad y aspectos espirituales. El monasticismo se rechaza en el Islam. Se le recuerda al creyente en varios lugares en el Corán, su última finalidad en la vida terrestre, sus deberes y obligaciones hacia si mismo, sus deudos y amigos, para su comunidad, todos sus prójimos y hacia su Creador. Al hombre se le han dado guiones fundamentales para que lleve una vida bien orientada, de modo que luego cuando se encuentre colocado ante el desafío de la vida, sepa poner efectivamente en practica los altos ideales de la vida que acaba de escuchar.

Perspectiva Histórica

Muhammad (Paz y bendición de Dios) nació en el año 570 de la era occidental, en la ciudad de la Meca en Arabia. Descendió de una ilustre familia Árabe, los Quraichitas. Recibió la primera revelación a la edad de cuarenta años. Cuando empezó a predicar el Islam, él y algunos de sus discípulos fueron sometidos a toda clase de abusos; fue preciso que emigrara con sus compañeros a Medina, otra ciudad en el norte de Arabia.

Durante el breve periodo de veinte y tres años, cumplió con su misión de Profeta y a la edad de sesenta y tres años entregó el alma a su Señor, siendo sepultado en la ciudad de Medina. Muhammad ( Paz y bendición de Dios) vivió una vida ejemplar y brindó este ejemplo a toda la humanidad. Su vida es un retrato de las enseñanzas del Corán puestas en práctica.

El Islam y Su Llamado Universal

Por su manera directa de expresar la Verdad, el Islam atrae poderosamente a cualquier mente que sea sincera y racional. El Islam ofrece una solución para todos los problemas de la vida; es una guía hacia una vida superior y feliz que glorifica en todas sus fases al Creador Todopoderoso.

Porvenir Hispanoamericano

La herencia islámica ha seguido íntimamente vinculada con la cultura hispanoamericana, donde las ciudades mineras del Perú y Bolivia enseñan todavía la obra de mano de los desterrados artesanos mudéjares de los Siglos XVI y XVII. La Capilla Real de Cholula en México es una auténtica hija de la Gran Mezquita de Córdoba, con sus bóvedas y arcos. Nietos de estos artesanos construyeron el claustro mudéjar de la Universidad Nacional de San Carlos a mediados del Siglo XVIII en la Antigua Guatemala; y sus descendientes perpetúan esta herencia hasta la fecha. El patio californiano es otra herencia islámica desde los días cuando el aire acondicionado vino a las casas y palacios del Mediterráneo y del Caribe por las rejas y el mecanismo del agua pura y bendita que Dios nos regala a todo el mundo. ¡Así pueda volver algún día la fe benévola e Islámica al Continente Americano!

The Islamic Bulletin

P.O. Box 410186, San Francisco, CA 94141-0186

Fax 415-643-8445, info@islamicbulletin.org