UsIslam

button

EL ISLAM EN UN VISTAZO



http://www.islamicbulletin.org/spanish/islam/vistazo.htm




el Centro Cultural Isl�mico de Valencia en un vistazo



EL ISLAM EN UN VISTAZO

La palabra Islam en �rabe significa sumisi�n, paz, obediencia y, en sentido religioso, sumisi�n del hombre a la voluntad de Dios (Al�h). El hombre o la mujer que acepta la soberan�a de Al�h �nico y se entregue completamente a Su voluntad es conocido como un Musulm�n. El nombre mahometano que se emplea a menudo en lugar de Musulm�n es err�neo, y ofensivo al esp�ritu mismo del Islam.

Los Musulmanes usan el nombre Al�h en lugar de Dios. El nombre Al�h significa, literalmente, El Dios - Dios �nico, sin asociados. Para la conveniencia de los lectores hispanos, el nombre Dios se usa en este folleto, excepto cuando el nombre Divino aparece en una citaci�n Cor�nica.

Continuidad de la Misi�n Apost�lica

El Islam no es una religi�n nueva; en su esencia es la misma religi�n que Dios les revel� a todos Sus profetas. Nuestra sagrada escritura, El Cor�n (Al-Qur'an) nos dice:

Creemos en Al�h y en todo lo que se nos ha revelado; y en todo lo que se les revel� a Abraham, a Ismael, a Isaac, a Jacob, a las Tribus, a Mois�s, a Jes�s y a todos los profetas de parte de nuestro Se�or. No hacemos distinci�n entre ninguno de los profetas, y nos entregamos a la voluntad de nuestro Se�or.

Creencias Fundamentales

Un musulm�n cree en la singularidad de Dios �nico, en todos Sus enviados, en todos Sus mensajes y libros sagrados, en Sus Angeles, en el D�a del Juicio Final, en una vida despu�s de la muerte, y que cada persona es responsable de sus hechos y acciones. Tal es la creencia del musulm�n.

La Singularidad de Dios

El Islam ordena la fe en un solo Dios y la sumisi�n a su soberan�a, lo cual hace que el hombre conozca el significado del Universo y el lugar que ocupa en �l. Esta fe libra al hombre de todos los miedos y supersticiones, haciendolo consciente de la Omnipresencia del Se�or, el Dios Todopoderoso, y de sus obligaciones para con �l.

La fe en Dios se refleja y se transmite en acciones efectivas; la mera fe no es suficiente en el Islam. El creer en un solo Dios �nico requiere que toda la humanidad sea vista como una sola familia que existe bajo la benevolencia universal del Dios Creador de todo. La fe en Dios �nico y las buenas acciones son la clave para entrar al Para�so. Es as� como se establece una relaci�n directa con Dios, factible a todo el mundo sin distinci�n y sin necesidad de ning�n intercesor.

Patrimonio Hisp�nico Desconocido

El Islam entr� completamente en el patrimonio hisp�nico s�lo 80 a�os despu�s de la muerte del Profeta Muhammad (Paz y bendici�n de Dios). Durante nueve siglos gloriosos, del a�o cristiano 711 hasta 1610, se mantuvo como la religi�n m�s tolerante de la pen�nsula Ib�rica, hasta que la Inquisici�n, falsamente llamada "el Santo Oficio" lo derroc�, y Espa�a entr� en su Edad Media y Oscura. Durante la �poca de los musulmanes espa�oles, se edificaron monumentos tan c�lebres como la Gran Mezquita de C�rdoba, la capital Omeya, el Alc�zar de Sevilla y el Alhambra de Granada, que siguen atrayendo a los turistas como verdaderas joyas arquitect�nicas Isl�micas, aunque ahora en pa�s reconquistado.

El Hombre Como Agente Libre

El hombre existe como el exponente supremo de la creaci�n de Dios y es arquitecto de su propio destino. Creado con las mayores potencialidades, el hombre queda libre en su voluntad, y en sus acciones. Dios le ha ense�ado el Camino Recto, y la vida del Profeta Muhammad (Paz y bendici�n de Dios) nos sirve como el ejemplo perfecto para alcanzar este ideal. La grandeza del hombre y su salvaci�n eterna consisten en seguirlo. El Islam demuestra la santidad de la personalidad humana, les confiere igualdad de derechos a todos sin distinci�n de raza o g�nero. El pr�ncipe y el campesino, el rey y el plebeyo, est�n sujetos igualmente a la Ley Divina tal como se enuncia en el Cor�n y se ejemplifica en la vida del Profeta (Paz y bendici�n de Dios).

El Coran y la Tradici�n Prof�tica

Al Coran es la �ltima palabra que Dios revel�, y a la vez, la fuente b�sica de las leyes del Islam. El Cor�n trata de los fundamentos del credo, la moralidad, historia de la humanidad, el culto, sabidur�a, conocimientos, las relaciones entre Dios y el hombre tambi�n como las relaciones entre el hombre y su pr�jimo. El Cor�n brinda las bases mas importantes sobre las cuales se pueden edificar los sistemas de justicia social, econom�a, pol�tica, legislaci�n, jurisprudencia, derechos, leyes y relaciones internacionales. Muhammad (Paz y bendici�n de Dios) era un hombre sencillo, sin instrucci�n acad�mica, quien no sab�a leer ni escribir; no obstante, el Cor�n fue memorizado y dictado durante su vida por orden suya a sus disc�pulos. Todav�a se puede consultar el Cor�n en su forma y original, completo en el lenguaje �rabe pr�stino que fuera revelado.

Los Hadices o relato de los dichos y hechos del Profeta Muhammad (Paz y bendici�n de Dios), explican y elaboran estas ense�anzas del Cor�n.

Conceptos del Culto Divino

El Islam no cree en el ritualismo, m�s bien insiste en que nuestras intenciones y acciones sean buenas. Para adorar a Dios, tenemos que conocerlo, quererlo y comportarnos seg�n Sus leyes en todos las fases de la vida; debemos encomendar la bondad, prohibir lo malo, practicar la caridad, la justicia y servir a Dios sirviendo a la humanidad. El Cor�n expone estos conceptos de una manera sublime:

No es virtud orientar vuestros rostros hacia el Oriente o el Occidente; sino virtuoso es aquel que cree en Al�h y en el �ltimo D�a, en los Angeles, las Escrituras, y los Profetas; quien ofrece su hacienda por amor a Al�h, a sus parientes, a los hu�rfanos, a los necesitados, al caminante, al mendigo; rescata a los cautivos, y establece la oraci�n, da la limosna pres-crita; los que cumplen con los compromisos contra�dos, y el paciente en la miseria y bajo la adversidad y en tiempo de combate: ellos son los piadosos. (Capitulo La Vaca 2:177)

Las Cinco Practicas B�sicas del Islam

Seg�n el Islam, cada acto que se lleve a cabo con la intenci�n de cumplir con la Voluntad Divina, se considera como un acto de adoraci�n. Sin embargo, los actos espec�ficos de adoraci�n que se conocen como los cinco Pilares de la fe Isl�mica, son los siguientes:

1. El Credo, o sea la profesi�n de la fe, que reza as�: "Doy testimonio de que no hay m�s dios que Al�h, y que Muhammad es Su siervo y mensajero." La misi�n apost�lica de Muhammad (Paz y bendici�n de Dios) convida a los musulmanes a que sigan la vida ejemplar del Profeta en todos los sentidos.

2. La Oraci�n, se debe rezar cinco veces al d�a como una obligaci�n personal hacia Dios. Nos ofrece una ma- era de darle fuerza y vida a nuestra creencia en Dios, inspira una moralidad superior en el creyente, le purifica el coraz�n y suprime las inclinaciones indecentes.

3. El Ayuno se practica durante el sagrado mes de Ramadan. Se abstiene de la comida, la bebida, y las relaciones sexuales, desde el amanecer hasta la puesta del sol; y de todas las malas intenciones y deseos, incluso las peleas. El ayuno le ense�a al hombre el amor, la sinceridad y la devoci�n; le cultiva una conciencia firme, la paciencia, el desinter�s y la fuerza de voluntad propia.

4. El Azaque, cada musulm�n debe dar anualmente el 2.5 por ciento de sus ahorros como una caridad obligatoria ofrecida al sector m�s pobre de la comunidad Musulmana.

5. El Peregrinaje, debe hacerse a condici�n de que uno lo pueda costear sin prejuicio alguno a su familia. Se debe efectuar, aunque sea una sola vez en la vida, la peregrinaci�n es a la Ka'ba en la Meca.

La Vida Isl�mica

El Islam dispone de guiones definitivos para que toda la humanidad los siga por todos los caminos de la vida. Ofrece un c�digo comprensivo para la vida; tratando de su econom�a, pol�tica, moralidad y aspectos espirituales. El monasticismo se rechaza en el Islam. Se le recuerda al creyente en varios lugares en el Cor�n, su �ltima finalidad en la vida terrestre, sus deberes y obligaciones hacia si mismo, sus deudos y amigos, para su comunidad, todos sus pr�jimos y hacia su Creador. Al hombre se le han dado guiones fundamentales para que lleve una vida bien orientada, de modo que luego cuando se encuentre colocado ante el desaf�o de la vida, sepa poner efectivamente en practica los altos ideales de la vida que acaba de escuchar.

Perspectiva Hist�rica

Muhammad (Paz y bendici�n de Dios) naci� en el a�o 570 de la era occidental, en la ciudad de la Meca en Arabia. Descendi� de una ilustre familia �rabe, los Quraichitas. Recibi� la primera revelaci�n a la edad de cuarenta a�os. Cuando empez� a predicar el Islam, �l y algunos de sus disc�pulos fueron sometidos a toda clase de abusos; fue preciso que emigrara con sus compa�eros a Medina, otra ciudad en el norte de Arabia.

Durante el breve periodo de veinte y tres a�os, cumpli� con su misi�n de Profeta y a la edad de sesenta y tres a�os entreg� el alma a su Se�or, siendo sepultado en la ciudad de Medina. Muhammad ( Paz y bendici�n de Dios) vivi� una vida ejemplar y brind� este ejemplo a toda la humanidad. Su vida es un retrato de las ense�anzas del Cor�n puestas en pr�ctica.

El Islam y Su Llamado Universal

Por su manera directa de expresar la Verdad, el Islam atrae poderosamente a cualquier mente que sea sincera y racional. El Islam ofrece una soluci�n para todos los problemas de la vida; es una gu�a hacia una vida superior y feliz que glorifica en todas sus fases al Creador Todopoderoso.

Porvenir Hispanoamericano

La herencia isl�mica ha seguido �ntimamente vinculada con la cultura hispanoamericana, donde las ciudades mineras del Per� y Bolivia ense�an todav�a la obra de mano de los desterrados artesanos mud�jares de los Siglos XVI y XVII. La Capilla Real de Cholula en M�xico es una aut�ntica hija de la Gran Mezquita de C�rdoba, con sus b�vedas y arcos. Nietos de estos artesanos construyeron el claustro mud�jar de la Universidad Nacional de San Carlos a mediados del Siglo XVIII en la Antigua Guatemala; y sus descendientes perpet�an esta herencia hasta la fecha. El patio californiano es otra herencia isl�mica desde los d�as cuando el aire acondicionado vino a las casas y palacios del Mediterr�neo y del Caribe por las rejas y el mecanismo del agua pura y bendita que Dios nos regala a todo el mundo. �As� pueda volver alg�n d�a la fe ben�vola e Isl�mica al Continente Americano!