UsIslam

button

Los Cinco Pilares del Isl�m



por Isjaq Zahid





Los Cinco Pilares Del Islam (Spanish)



Los 'Cinco Pilares� del Isl�m son la fundaci�n de la vida musulmana:�

Fe o creencia en la unidad de Dios (Al�) y la finalidad de la profec�a de Mujammad (pbuh);�
Establecimiento de los rezos diarios;�
Preocupaci�n por los necesitados y dar limosna a los pobres;
Auto-purificaci�n con el ayuno; y�
El peregrinaje a la ciudad sagrada de Meca para los que pueden.


Iman o Fe

"No hay nadie digno de la adoraci�n excepto a Dios (Al�) y Mujammad es el mensajero de Dios." Esta declaraci�n de la fe se llama el Shajadah, una f�rmula simple que todos los fieles pronuncian. El significado de esta declaraci�n es la creencia que el �nico prop�sito de la vida es servir y obedecer a Dios, y esto se alcanza con las ense�anzas y las pr�cticas del �ltimo profeta, Mujammad (pbuh).

Salah o el Rezo

Salah es el nombre para los rezos obligatorios que se realizan cinco veces al d�a, y son un acoplamiento directo entre el creyente y Dios. No hay autoridad jer�rquica en Isl�m y no hay sacerdotes. Los rezos son conducidos por una persona docta que conoce el Cor�n y es elegido generalmente por la congregaci�n.

Los rezos son hechos en el amanecer, el mediod�a, la tarde, la puesta del sol y el anochecer, y determinan as� el ritmo del d�a entero. Estos cinco rezos contienen versos del Cor�n, y se dicen en �rabe, la lengua de la revelaci�n. Oraciones personales, sin embargo, se pueden ofrecer en su propia lengua y en cualquier momento.

Aunque es preferible rezar junto en una mezquita, el musulm�n puede rezar casi dondequiera, por ejemplo en campos, oficinas, f�bricas y universidades. Visitantes al mundo musulm�n se le parece raro por la centralidad de rezos en vida cotidiana.

La traducci�n del Az�n o la llamada al rezo es:

Dios es grande.
Dios es grande.
Dios es grande.
Dios es grande.
Atestiguo que no hay nadie digno de la adoraci�n excepto Dios.
Atestiguo que no hay nadie digno de la adoraci�n excepto Dios.
Atestiguo que Mujammad es el mensajero de Dios.
Atestiguo que Mujammad es el mensajero de Dios.
�Venid al rezo!
�Venid al rezo!
�Venid al �xito!
�Venid al �xito!
�Dios es grande!
�Dios es grande!
No hay nadie digno de la adoraci�n excepto Dios.


Zakah (Azaque) La obligaci�n financiera sobre el musulm�n

Un principio importante del Isl�m es que todo pertenece a Dios, y que la abundancia por lo tanto es llevado a cabo por los seres humanos en confianza. La palabra �zakah� significa la "purificaci�n" y el "crecimiento." Nuestras posesiones son purificadas poniendo una proporci�n a un lado para �sos en necesidad y para la sociedad en general. Como la poda de plantas, los balances de estos cortes animan nuevo crecimiento.

Cada musulm�n calcula su propio zakah individualmente. Esto implica el pago anual de un cuadrag�simo de su capital, excepto los art�culos tales como las herramientas profesionales de trabajo, la residencia principal, y el auto.

Un individuo puede tambi�n dar tanto como �l quiera como sadaqa, y lo hace preferiblemente en secreto. Aunque esta palabra se puede traducir como "caridad voluntaria" tiene un significado m�s amplio.

El profeta Mujammad dijo, "incluso el encontrarse con su hermano con una cara alegre es un acto de la caridad." El profeta tambi�n dijo: la "caridad es una necesidad para cada musulm�n." Le preguntaron: "�qu� si una persona no tiene nada?" El profeta contesto: "�l debe trabajar con sus propias manos para su ventaja y despu�s dar algo fuera de tales ganancias en caridad." Los compa�eros del profeta preguntaron: "�qu� si �l no puede trabajar?" El profeta dijo: "�l debe ayudar al pobre y al necesitado." Los compa�eros preguntaron adicionalmente: "�qu� si �l no puede hacer incluso eso?" El profeta dijo: "�l debe animar otros para hacer bueno." Los compa�eros dijeron: "�qu� si �l carece eso tambi�n?" El profeta dijo: "�l debe impedirse de hacer mal. �so tambi�n es un acto de caridad."

Sawm o el Ayuno

Cada a�o en el mes de Ramad�n, todos los musulmanes ayunan desde el amanecer hasta el atardecer � absteniendose del alimento, de la bebida, y de relaciones sexuales con sus esposo/as.

Permiten a los que son enfermos, mayor de edad, o en un viaje, y las mujeres que est�n con su menstruaci�n, embarazada o amamantando, para romper el ayuno y para ayunar el n�mero igual de d�as m�s adelante en el a�o si pueden y si estan sanos. Los ni�os comienzan la ayuna (y observar los rezos) desde la pubertad, aunque muchos comienzan antes.

Aunque el ayuno es beneficioso a la salud, es principalmente un m�todo de auto-purificaci�n y de dominio de s� mismo. Cort�ndose de comodidades, aun por un tiempo corto, una persona de ayuno se centra en su prop�sito de vida constantemente estando enterado de la presencia de Dios. Dios dice en el Cor�n: �"O usted que cree! El ayuno se prescribe para usted como fue prescrito a �sos antes de usted para que usted pueda aprender dominio de s� mismo." (Cor�n 2:183)

Hayy o el Peregrinaje

El peregrinaje a la ciudad sagrada de Meca es una obligaci�n solamente para los que puedan f�sicamente y financieramente hacerlo. Sin embargo, sobre dos millones de personas van a Meca cada a�o de cada esquina del globo dandole una oportunidad �nica para conocer personas de diversas naciones. El hayy anual comienza en el duod�cimo mes del a�o isl�mico (que es lunar, no solar, de tal modo que el hayy y Ramad�n caen a veces en verano y a veces en invierno). Los peregrinos usan ropas especiales: ropa simple que pela las distinciones de clase y las cultura, de modo que todos est�n parados iguales antes de Dios.

Los ritos del hayy, de origen Abrah�mico, incluye circundar el C�ba (la casa de Dios) siete veces, e ir siete veces entre las colinas de Safa y de Marwa al igual que Hagar (esposa de Abrah�n, �Hayar� en �rabe) durante su b�squeda para el agua. Los peregrinos luego est�n parados juntos en los llanos anchos de Arafat (una extensi�n grande del desierto fuera de Meca) y se ensamblan en el rezo para pedirle perd�n a Dios, en qu� se piensa a menudo como preestreno del d�a del juicio.

El cierre del hayy es marcado por un festival, el �Eid al Ad-ja,� que se celebra con rezos y con el intercambio de regalos en comunidades musulmanas por todas partes. �ste y el �Eid al Fitr,� el d�a festivo marcando el final de Ramad�n, son los dos d�as de fiesta del calendario isl�mico.